El verano ¿Enemigo de las várices?

¿Has sentido pesadez en las piernas o adormecimientos en extremidades que dificultan tu óptima movilidad? Es problema que estés empezando a sentir los efectos de mala circulación sanguínea. Cuando caminamos o corremos el retorno de la sangre desde los miembros inferiores hasta el corazón es lento, dado que su flujo va contra la propia ley de gravedad. Es por ello que la sangre suele acumularse en piernas, especialmente al estar de pie. Como resultado, las venas pueden deformarse o debilitarse y la sangre empezaría a acumularse en las venas, provocando várices, estéticamente inconvenientes, en piernas, pantorrillas, tobillos, empeines y corvas, presentando hinchazón, sensaciones molestas como adormecimientos u hormigueos, o incluso dolores crónicos.

La presencia o predisposición a várices, puede complicarse si se hace uso de prendas apretadas, uso de calzado inadecuado. si la persona no descansa o si hay exceso de esfuerzo físico, sobre todo abusando de la resistencia de sus extremidades inferiores. También incide la obesidad, la vida sedentaria, la mala alimentación, pero, sobre todo si la persona se expone a calurosas temperaturas o a la radiación solar, de manera directa y sin movimiento.

El calor produce un fenómeno de vasodilatación o aumento del calibre de las venas que agudiza cualquier sensación dolorosa, sobre todo si se supera los 25 grados.

Por ello, la recomendación clave de cualquier especialista en el área, es la de utilizar medias de compresión várices ¡A pesar del calor! Es una medida eficaz para evitar que la condición empeore en esta época del año. Sin embargo, el calor y la presión que ejercen sobre las piernas hacen que la gran mayoría de los pacientes prescindan del uso de la prenda, por resultar incómoda.

Usar estas medias especialmente diseñadas para contrarrestar los efectos de las várices resulta más que útil, necesario, para garantizar alivio y prevenir peores consecuencias. No mucha gente está al tanto de que deberían usarse en verano y con más motivo que en invierno, porque facilitan la circulación sanguínea y ayudan a las venas a impulsar la sangre desde los capilares hasta el corazón.

En verano, se puede recomendar uso de medias de compresión normal o ligera, en vez de las de firme compresión. Otra opción es ponerlas durante las horas de descanso o sólo por las mañanas o noches cuando no hace tanto calor.

  • No exponer la zona con várices directamente al sol y usar bloqueador.
  • Consumir algún fármaco o alimentos con propiedades venotónicas, que favorezca a la circulación sanguínea en el sistema venoso. Plantas medicinales también pueden ofrecer grandes beneficios, como hamamelis, la vid roja, el ginkgo o el ciprés.
  • Acostarse y elevar las piernas por encima de la altura del corazón, tras largos períodos sentados o de pie.
  • Si se tiene oportunidad, es recomendable caminar por la playa y bañarse de vez en cuando, ya que el agua fresca activa la circulación y mejora la sensación de piernas cansadas.
  • Aplicar cremas hidratantes, mediante masajes en sentido ascendente y de manera frecuente.
  • Darse buenas duchas frías, para refrescar.

Deja un comentario

Necesitas ayuda?

Llámanos para asesorarte en el producto ideal para ti!

Como Especialista en Cirugía Cardiovascular, me preocupa que mis pacientes usen los mejores productos, sin olvidar que la comodidad es parte fundamental.

Dr. César Carmelino
Cirujano Cardiovascular , Clínica Delgado

Déjanos tu Consulta

Looking for a First-Class Business Plan Consultant?